Albariño – Las Perdices

Notas de Cata

Color amarillo pálido con reflejos verdosos y dorados. La complejidad de este vino fluctúa entre las notas frutales de damasco, manzana y cítricos; florales: flores blancas y jazmín suave; y herbáceas: hierba fresca, hinojo. Un vino untuoso en boca, voluminoso, de sensación aterciopelada aunque fresca y con amplitud de matices. Ideal para acompañar todo tipo de pescados y mariscos en sus diferentes presentaciones.

Elaboración

Obtención del jugo por prensado neumático. Enfriado del mosto a 4 ºC, decantación de borras, trasiego y posterior siembra de levaduras seleccionadas. Fermentación alcohólica controlada entre  14-16 ºC durante 20 días. 

Ficha Técnica

Item Descripción
 Tipo Blanco
Variedad Blend
% Alcohol 13,50%
Corte 100% Albariño de Agrelo, Luján de Cuyo, Mendoza
Temperatura de Servicio 8-10° C
Lugar de Elaboración Agrelo, Luján de Cuyo. Provincia de Mendoza, Argentina

Maridaje Sugerido

Otras ideas para Maridar

Ideal para acompañar todo tipo de pescados y mariscos en sus diferentes presentaciones.

La bodega

Cuando Don Juan Muñoz López llegó a estas tierras para cultivar sus vides y producir su propio vino, se asombró de la cantidad de perdices que andaban por los alrededores.

Un buen día, mientras caminaba entre la jarilla sorprendió dormida a una de ellas, pero ésta al oírlo, alzó vuelo rápidamente. Un vecino del lugar le comentó que estas aves de hermosos plumajes eran viejas habitantes de la zona y que solían verse en grupos de tres. Con el correr de los días ellas se transformaron en simpáticas compañeras de sus largas jornadas de trabajo. Fue entonces que decidió nombrar su bodega “Viña Las Perdices”, un emprendimiento familiar desarrollado por Juan Muñoz López, su esposa Rosario y sus hijos: Nicolás, Estela y Carlos. La pasión por el terruño, la actividad vitivinícola y el desafío de la crianza de vinos finos de viñedos propios los animó a emprender este camino. Años atrás, en 1952, fue cuando la familia inmigró a la Argentina de la mano de don Juan Muñoz López, quien decidió dejar su Andalucía natal, en el sur de España y llegar a Mendoza en busca de nuevos horizontes.

El estilo arquitectónico de las instalaciones es propio de las tradicionales bodegas mendocinas de principios del siglo XX. Se fundamenta en la adopción del ladrillo como unidad básica de la construcción, paredes a simple vista sin columnas (las que se encuentran recubiertas de ladrillo hacia afuera), ventanas de medio punto, cabreadas metálicas respetando el tramado de las tradicionales de pinotea, techo a dos aguas, con líneas de movimientos en ambos frentes que hacen de esta obra un lugar cálido y atractivo. Se conjuga el estilo priorizando una alta funcionalidad en toda su distribución.

Viña Las Perdices está ubicada en el pedemonte de la cordillera de los Andes a 1.030 metros sobre el nivel del mar, en Agrelo Luján de Cuyo, la primera zona de Denominación de Origen Controlada.